jueves, 9 de febrero de 2012

2012

Unos buitres caminan por los alrededores de lagos que, si bien son artificiales, los consideramos hermosos. Están bajo montes impresionantes. Los pueblos deben crecer, dice un viejo que se ha criado cerca de los bosques y ahora respira, como puede, la suciedad que trae el desarrollo que persiguen todos en mi familia. A tal punto, que las cataratas que había al final de ese pequeño claro, ahora arrastran de todo. Es por la lluvia interminable que busca limpiar lo realizado.
Publicar un comentario