lunes, 1 de septiembre de 2014

La siesta de los heladeros

Los destellos de luz entre los cactus
la manera que tenés de hablar
a veces me agobia
como a veces me agobia todo lo que tenga
que ver con la generación.

Lo fabulosas que son
       las cigüeñas
las he visto en los tejados
igual que en los cuentos.

Los discursos, las teorías en general
que pretenden mejorar nuestro estar
en el mundo, que es, sin duda,
de las situaciones más complejas
que nos toca atravesar en la
medida que lo que captamos de ese
estar, la verdad, es muy poco.

La imagen de un helado derritiéndose
¡Qué triste es! No hay mayor emporio
que el que tienen los chicos a los que
les comprás helados en la playa;
¿se puede creer eso?

El estar en el mundo antes
era eso; no sé si te acordás.
Publicar un comentario