viernes, 14 de diciembre de 2012

La herramienta en mí




 

Las creencias se adecúan a las

dinámicas que precisamos establecer

a nivel emocional. Esas dinámicas

por su parte son casi perpetuas porque

en lo esencial están inscriptas

en cierta historia y la historia resulta

un fondo determinante a la hora de

presentar lo que ocurre.

 

Así, lo que acontece responde

a cierta historia que de forma

también dinámica va adaptándose

aunque manteniendo siempre

un argumento que es como un

tronco madre que crece muy lento

en nosotros y que contiene no las

creencias fundamentales que nos

determinan sino más bien las

dinámicas que precisamos y que de acuerdo

a las características que tienen

formulan un tipo de sostén

(el que le brindan las creencias).

 

Las creencias entonces

funcionan como herramientas

y no tanto como realidades internas.

 

 
 
Publicar un comentario