lunes, 23 de marzo de 2015

La distensión y contracción de la energía

Como la energía funciona en la persona a través de movimientos de distensión y contracción es interesante analizar el fenómeno. La distensión en la persona -que en sí misma es también un movimiento energético- es el fenómeno que permite a la energía ingresar sin resistencia, colmar el espacio hasta el límite de la capacidad de esa energía. En un plano ideal, que nunca ocurre en estado puro, en este caso la energía ingresa al cuerpo y se expande sin encontrar otra cosa que su propio límite.
En cambio, la contracción es la resistencia que plantea la persona al ingreso de la energía -otro movimiento energético en sí mismo-. Tiene funciones defensivas y acarrea también un conflicto. Se trata de dos energías que pugnan por ocupar el mismo espacio. Esto es lo que la gran mayoría de las veces ocurre en las personas y es fuente de contradicciones, de conflictos internos. Sucede cuando hay una energía que pugna por tomar determinada dirección y otra que prefiere una distinta. El resultado son las dudas, el no saber qué es lo que se desea en verdad.
Publicar un comentario