domingo, 21 de agosto de 2016

Barrio Marly

Te levantaste a la mañana
y por fin estabas de vuelta en ese tiempo
en que había un entusiasmo espléndido
porque los mejores caballos
se habían disparado por las calles

y nadie atinaba a enlazarlos. 
Publicar un comentario