jueves, 11 de agosto de 2016

Desde la escollera

Tratás de disfrutar de esos escasos 
y breves momentos en que el sol pega en tu cuerpo 
y una generosa sensación de calma y placer 
resulta por fin perceptible.

Entonces, agradecés la proximidad 
de un mundo apenas entrevisto.
Publicar un comentario