jueves, 2 de octubre de 2014

El apego a la realidad como una reserva de valor

Estoy en la barra y siento que me tocan el hombro.
Es un hombre que enseguida me cuenta de su vida
al punto que yo estoy dentro de ella
y la disfruto y la sufro
como tal vez nunca antes hice con alguien.
Publicar un comentario