miércoles, 29 de octubre de 2014

Nada el pez

No encuentra a veces
el pez más que un
mar oscurecido
por cosas que ocurren no sabe
dónde porque el afuera
no es un punto de referencia.

Esos días nada el pez
en un mar que está como
envuelto en su propia furia
y dinámica, un lugar donde
lo apacible está en  lo oscuro
en lo profundo, y le resulta
raro.


Publicar un comentario