miércoles, 18 de octubre de 2017

Poemas de Nueva York. Frente a un dibujo de Louise Bourgeois

La habitual ansiedad
dejó de estar en nosotros,
la niebla se disipó sobre el casco
herrumbrado del monumental buque,
y estuvimos, en el medio del verde,
como los que se apartan de todo
para hacer lo que quieren.

Y los pájaros, entusiasmados,
no dejaron de celebrar la luz,
y desde el cielo, un tipo
de felicidad diferente
bajó a nuestro cuerpo,
todavía inquieto,
y posó su gracia para celebrar
que sobre el fin del mundo
esa misma luz aparecía.

domingo, 15 de octubre de 2017

Poemas de Nueva York, frente al Hudson

La posibilidad de estar frente al agua
y dejar que las cosas reposen un poco,
mientras muchos pasan frenéticos,
con la vista puesta en una forma
que los abraza y los empuja a ser
más y más intensos, en el despertar
de cada día, mientras que nosotros
vamos atrás de lo tenue
y de todo lo que declina
en una tristeza que de a poco,
por ser tan frágil, se ha vuelto tierna,
y con su ternura nos ha convertido
en versátiles peces que aguardan
la llegada del azul
que por todos lados inunda el agua.

sábado, 14 de octubre de 2017

Poemas de Nueva York, Central Park


Una mirada alejada de toda presión
por alcanzar un estado de realización
capaz de fijar un logro útil
para confabularnos con los otros,
esos cientos y cientos de miles,
millones de millones en realidad,
que forman un sistema inmenso
incapaz de rozar la luminosa esencia
que yace junto a ciertos ángeles,
que a esta hora, en este tiempo,
reniegan incluso de los mandatos
que le otorgaron los antiguos,
y se lanzan a construir un nuevo mundo.

viernes, 13 de octubre de 2017

El verano que vimos a esa mujer

Cada uno en busca de un imperio
que pueda emplazarnos a realizar
lo que de alguna forma se alimenta
de los peces que habitan nuestro cuerpo
ahora dormido, en la mitad de un rascacielos
que busca, una y otra vez, revivir con su humedad
el verano en el que vimos a esa mujer acercarse
a la orilla y dejarse tocar por el final de la ola.

Poemas en Nueva York

Había en esos lugares como
una ausencia que los exaltaba
a huir hacia algún tipo
de actividad frenética
que los situase cada vez más lejos
de su condición. Y en esos pasos,
hipnóticos y fuertes,
yo también sentí la vitalidad
de lo que no podía entender.

jueves, 12 de octubre de 2017

Profundidades azuladas

Cuando busco la energía que fluye en nosotros
veo peces que van por las profundidades
azuladas con un dejo amarillo limón
en el suelo.

Es la potencia que debiéramos
atesorar cada día para calibrar mejor
a qué intercambios nos vemos atraídos
incluso con nuestra propia mente.

Hay una voracidad innata
por rehuir las más grandes
y verdaderas confrontaciones.

Por eso nos valemos de las pequeñas,
de las estériles. Las que garantizan permanecer
en el estado conocido. El de menos riesgo.

Pero así como los pájaros buscan el último
instante del día para lanzar su canto.
Así vamos nosotros. Atrás de lo fuerte
y lo bello, hacia el final. Y lo exaltamos.



lunes, 9 de octubre de 2017

Brancusi en el horizonte

Llegar a una superficie perfumada
en donde pequeñas palomas reciben
la blancura capaz de interpretar la forma
que alguna vez soñamos para adentrarnos,
de una vez por todas, en la peregrina modernidad.