martes, 11 de noviembre de 2014

Una tarde hermosa

Las llamas en el campo
y después la humareda,
y enseguida un auto vertiginoso
que pasa entre el negro
y sigue.

Así fue una tarde hermosa
que recuerdo siempre.
Publicar un comentario