martes, 30 de diciembre de 2014

Plantas benignas

En los comienzos de los días
cuando empezábamos
nuestro tiempo y las cosas estaban
blancas, muy blancas, y las rosas
-sonábamos- serían plantas benignas
en muchos sentidos, y lograrían tener
los colores que nosotros quisiéramos
en la medida que la vocación por la demencia
se apaciguara y los hitos de la creación
crecieran como crecen las ranas,
a montones, y todo el verde del pantano
no fuese más que una reflejo de otro
verde, uno mucho más profundo
que está en el fondo de la laguna
que se ve diseminada por muchos lados
nos conocíamos primero y después..

lunes, 29 de diciembre de 2014

Las memorias de la infancia

Hay como un indeterminación
en los lugares a los que asistimos
cuando estamos en la mitad
de una vida que se aferra
a sus cánones y de ese modo
establece una lucha por la
subsistencia. Son las melodías
de uno las que apenas se escuchan
entonces, y son las memorias de
una infancia las que nos pueden
rescatar de ese malestar que se
muestra en el horizonte
y camina hacia donde estamos.

domingo, 28 de diciembre de 2014

La normalidad del amo

Se detecta una insatisfacción
cuando se planea arrastrar la
voluntad de los que obedecen
uno y otro día a sus propios
temores, los que alguna vez
estuvieron unidos al origen
de todo nacimiento y ahora
están atados a la idea de una
muerta prematura.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Un día en la playa

Las formas como juegan
los que juegan en la arena
la disciplina estricta de las
gaviotas cuando le ofrecés
comida y pensás en las mil
maneras de comer que tiene
la gente, en el alimento
y derivás a la visión de las
góndolas en los supemercados
infectados de gente.

Y más allá el mar que prosigue
lo que pareciera una eternidad
consagrada a no decir más que
olas, y más olas, como si eso fuese
la forma que tiene de contar
el tiempo.

El agua está en su dimensión
fantástica en la medida
que uno se adentra
y se deja llevar por ese
vaivén que tiene.

Afuera los chicos me piden
entrar y por ellos salgo
y los tomo, y las olas
enseguida nos arrastran
para hacernos festejar
un poco más el estar
donde podemos relajar
un poco esas cabezas
destinadas a decir y decir
sin ánimo de soportar
las contradicciones que nos
enlazan por momentos
y nos permiten subir a los
estadios donde los sentidos
se fusionan, los conceptos
se dispersan y la necesidad
de buscar una respuesta literal
es cada vez más tenue
como tenues son las gotas
que bajan por nuestro cuerpo
en la medida que salimos un poco
del agua y las palpitaciones por
encontrarnos donde nos encontramos
se vuelven una certidumbre
hermosa porque no tiene peso.


viernes, 26 de diciembre de 2014

Cae la lluvia sobre los bárbaros

Cae la lluvia sobre los ellos
que se enaltecen con el agua
sobre su cabezas exaltadas
por la magnificencia del sol
en la última de todas las playas
conocidas en donde la naturaleza
se vuelve un montón de arena
y en donde los caballos buscan
referencias hasta que encuentran
el mar y lo tocan.

Hay muchos modos de establecer
verdades para imponer certidumbres
frente al vacío de un desierto.

Las imágenes sirven para eso
porque enlazan al tiempo
y lo dejan en los límites
de su propio entendimiento.


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Lo que veo sobre las montañas

El campo en su dimensión
más fantástica se ensombrece
en la medida que las nubes
a caballo de un templario
             avanzan

lunes, 22 de diciembre de 2014

La jornada de los objetos

Amanece y hay como una intensidad
de sin sentidos que se aglutina en las bocas
de cada uno. Nos volvemos así
románticos, creería. Lo que pasa
es que se trata de una postura,
una forma de ofrecerse a ese
mundo que empieza de a poco,
como puede, a moldearse.
Y lo hace a través de objetos que están
más allá de nosotros a la espera
de interactuar con frases sencillas
en nuestra mente
y que unidas formarán la jornada.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Spilimbergo. Paisaje Santiagueño

Es posible que la pintura
y el dibujo se unan
hasta mostrar lo diáfano
que pueden ser uno sobre
otro, como si se quisieran
por siempre sobre una tela.

Paisaje de la China, de Alfredo Prior

El punto donde la inflexión
lo acomodado de la voz
y a la vez de la mano
se vuelve una posibilidad
reconocible para las dimensiones
fantásticas que ofrece el bosque.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Llueve

Llueve y hay como una insistencia
en el pesar de los ensayos que prefieren,
sobre lo furioso del verde, entablar un diálogo
con los pájaros en la mitad del parque.

Y no hay otros ruidos.


Se disfraza a veces el poema

Se disfraza a veces el poema
como en un amanecer
que está dotado de un color
ceniciento y que pronto
anuncia su propia tormenta.

Es la palabra angélica
la que a veces nace
de esa forma acorde.

De una manera etérea
y tal vez suficiente
para empalmar con
lo que resta de un día
que es fácil planteárselo
alejado de lo imperecedero
en el silencio que se corresponde
con la forma cada vez más
contundente de las nubes

viernes, 19 de diciembre de 2014

Aida Carballo, dibujo como japonés

Existe un dibujo japonés
que alguna vez se esbozó
para que las fábulas
provenientes de las zonas
más altas de las islas se conozcan.

Ceferino Carnacini, Paisaje con rancho

Hay algo voluntarioso en pintar
lo que está en paz con la sobriedad
de los pastizales que apenas se mueven.


Un murmullo y después silencio

Un manto en donde
las opciones dejan
de importar, y lo mismo
las decisiones, un manto
de agua y placer
en donde una cruz
al final, deje de ser
cruz para convertirse
en la palabra que deja
de resonar en tu mente
para volverse un murmullo
y después silencio.

Enfrentar lo nuevo

En la desolación de lo desconocido
la rampa que te larga en lo
más fastuoso del miedo
una larga y frágil línea
de perros azorados
por las nuevas noticias.

martes, 16 de diciembre de 2014

La escultura

Se enlazan las cosas en la génesis
de su tiempo y creación
la iluminación de la esfera
celeste que pone en estado
de paz el dormir de los recién
nacidos bajo la llama que apenas
permanece a lo largo de un
túnel que desemboca en un sendero
que tiene pinos hermosos a los costados
y que a su vez termina en una laguna
donde los peces saltan
porque nunca conocieron
otra cosa que a ellos mismos.

Homenaje a Francis Ponge

El pan de la mañana
que tomo para mí
es un hábito que debo
valorar más en toda 
su dimensión práctica
y mística. Y digo 
esto último, no en un 
sentido elevado, sino
en su acepción más 
simple.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Edad antigua

Las fantasías de los ellos
cuando se enjabonaban 
lo suficiente como para 
sentirse listos para amar
a las sirenas. 


Una imagen al final de todo

Amanece y todo lo soñado
aparece más cerca:
un espíritu que podría ir sin decir
las palabras sueltas casi mágicas
pero arriba de todo
no como una imposición
del habla que establece
el mandato, sino como la
voluntad de ir hacia una
imagen al final de todo.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El carácter de las cosas

A medida que amanece las olas
se apaciguan, o tal vez mi impresión es
la que le asigna a las cosas su carácter.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Las rosas sin abrir

Los rosales están por abrirse
y es fácil pensar en ellos durante la noche
cuando todavía la inspiración
permanece oculta como ellos.

Encuentro

Soñé que podía entablar un
encuentro con la mañana
como si fuese un poeta
pero de la existencia.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Desnudo, Vicente Puig

La mujer conserva
la belleza de ese tiempo
en donde la belleza
podía ser retratada.

Hay helechos en el cuadro
y hay un fondo que es vago
y da una idea pictórica un
tanto indefinida que agranda
el erotismo con el cual
el pintor captó a la modelo.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

En algún punto de Alemania

La influencia del río
en esta parte de la ciudad
es extrema, por eso que me gusta tanto.

Hay canales y también flores y todo
lo que nos han señalado como hermoso
por los siglos de los siglos. Las personas
son calmas y no piden nada.
Los milagros tampoco ocurren y las fantasías
están exacerbadas por una bondad que sé
que con los días se va a convertir en fuente
de algunas perturbaciones.

martes, 9 de diciembre de 2014

Idea para un cuadro

Un clima gris reflejado
en la punta de una lanza
que está dirigida a un 
jabalí que mira furioso
arriba de una capa de un 
rojo furioso.

El cerezo de cien años

Hay un lamento a la lejos: un pájaro
plantea su bienestar o malestar, quién sabe
en una rama de un cerezo que por lo menos
debe tener cien años.

Robles americanos

Algo pasajero que se entronca con una suposición
que está basada en la imagen de una víbora
que se muerde su propia cola
mientras a su lado un recién nacido
llora sobre un colchón
de hojas secas de robles americanos.

Celebran algo

Charlamos con mi hijo sobre el
por qué de muchas cosas
hasta llegar al no sé.

Después nos quedamos con
la vista fija en la enredadera
que cubre la casa, como a la
espera de que por lo menos
esa planta tan magnífica
hable, pero no habla
sólo cantan los pájaros
en los árboles que tenemos
a nuestras espaldas.
Celebran algo, digo de
pronto, sin mayor explicación.
Y mi hijo asiente.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Spilimbergo Paisaje de San Juan

Un paisaje que parece un cuadro
hasta el punto que se vuelve muy querido para nosotros
que lo vemos a lo lejos y nos acercamos para intentar
saber por qué nos atrae tanto.

Raúl Russo Paisaje

Un descanso en su dimensión más práctica
que oscila entre lo sugerido y lo oculto de los objetos
que pueblan el lienzo en busca de una armonía
que tal vez la otorgue el ánimo con el cual uno interpela
lo que tiene enfrente.

El placer mismo

"Si los ángeles existen para el cuidado los niños,
no cumplen bien sus tareas. Lo digo por
las injusticias que ocurren por todos lados",
dijo un compañero durante la primaria
al profesor de catequesis,
y el hombre no supo qué contestar.

O al menos es lo que yo recuerdo.

Como también recuerdo las primeras
mujeres que de manera desesperada
veía en la playa, sus cuerpos que me
parecían un lugar inalcanzable
y llenos de placer por el placer mismo.


Llamas de paz

Hay una inmersión en las molestias del cuerpo
que generan las variaciones musicales en el estado
de ánimo. Esas que rondan los paréntesis
de felicidad que alguna vez se tocan.

Las consignas son claras para los niños.
Los adultos tendemos a creer en cosas
más palpables.

Los taxistas, por ejemplo, en su trabajo
Horas y horas llevando gente de un lugar a otro.
Por eso tantos se persignan frente a las iglesias,
azorados -dicen-
por la devoción que uno debe tener
hacia lo incomprensible.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Paisaje de Unquillo. Lino Eneas Spilimbergo

Un punto que se aproxima a otro
en un cuadro que muestra fuerte los colores.

Hay una casucha, un poco más que un rancho,
en el medio de sierras marrones y después azules
en donde una larga y pausada lluvia
es muy deseada.

En un lugar del río

Se enfrentan las voces que dicen
una y otra vez cosas iguales
para dar lugar a un espacio
parecido a una gota de cristal
con puntos azules.

Me gusta un árbol

Me gusta un árbol
que tiene un dejo amarillo
al final, trae como una corona
encima que se aproxima a la
voluntad de dar belleza sin esperar
un reconocimiento de nada.

El tiempo pasado

Cae la lluvia sobre el techo y genera
ruidos encantadores que ilustran
de un modo extraño la tarde.

El encanto de la lluvia se
emparenta con la voluntad
de proseguir en un estado de
ensoñación que le permita a uno
mantener cierta calma. La necesaria
para recordar con más amor
el tiempo pasado.

Una cantidad de viejas

El tiempo de lluvia como una ángel
alado que se presenta para una inmersión
en un tiempo que todavía dice presente.

No es cierto que lo único que exista es el presente.
Ni es cierto que existan afirmaciones capaces
de definir algo. Ni que un sentido pueda dar
algún tipo de certeza.

Las frutas están todavía en los árboles
Las acacias tienen todas sus hojitas.
Son tan chicas que el viento las vuela a su antojo.
Muchas te caben en la palma de tu mano.

Me imagino que estoy en un lugar con montañas
desnudo y sin ninguna oportunidad de correr
en busca de una toalla con la cual cubrirme
de unas viejas que censuran mi cuerpo.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Moneda común

Una nueva era en donde
la moneda común sea mi moneda.

Las fábulas que me gobernaban
tienden a ceder, pero sólo un poco.

Están aún a la espera de recuperar terreno.

Hay pájaros afuera, y hace calor.
Toda una gama de flores crece ajena a mi dolor.
Y eso sí que es una suerte.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Avancemos

La mente, esa camisa mojada que tengo impregnada
en el cuerpo para decidir por mí en lugar
de dejarse llevar por las plantas que rozo más y más
en la medida que el verano avanza.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Tribulaciones

La mente busca imágenes
que la aceleren un poco más todavía,
como si su fuerza pudiese trabajar
para enloquecer una extraña sensación
que se presenta cuando las gotas caen
en el parabrisas
y me pongo a mirarlas.

Hay formas y formas de recordar las cosas;
lo extraño es que muchas veces ellas
se presentan de manera reiterativa:
lugares que uno conoce en detalle pretenden volverse
todavía más puntuales.

¿Para qué están los métodos obsesivos en uno?
¿Para fijar escenas y conceptos que reafirmen
ciertas direcciones?

Y sin embargo, las direcciones que tomo
son bastante aleatorias y la única calma
está en la poesía china.

¡Qué bella que es!

La manera espontánea con que los poetas
de entonces aluden a las montañas,
a los ríos e incluso a los monos.

En especial, cuando los hacen aullar,
que es lo que hace mi mente
cuando ando por la calle.

Una y otra vez habla.
Habla, y se repite.

Ya va a callarse. Eso por suerte lo sé.

Daniel García Desnudos

Hay algo confuso en la aproximación
a lo que está en el centro de todo
lomugriento que anida en uno
y que más que mugriento es sórdido
porque a partir de ayer
está cubierto con sangre.

Perfecta

Un manto encima de un
cuerpo alado que para
poder subir hasta donde
quiere subir se lo quita
de manera perfecta.

Exodo de Torres Aguero

Un montón de ideas que tiene
la forma natural: el ideograma.

Ellas suben por el cuadro
para generar un incógnita
que revela el conjunto
gracias al fondo naranja
y sombras que establecen
una noción de paisaje
en el medio de su concepción.

Cerros azulados

El enlace con las reinas que pueblan
esos lugares cerca en los sueños
pero lejos en la práctica.

Así vamos. Especiales en nuestra predica
por las cuestas y laderas de cerros azulados
que se alzan por un perímetro indefinido.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

El artista más moderno

Salir de la obra de uno
para entrar en la de muchos
y descubrir que por todos lados
hay obras, y que por todos
lados están como a la espera
que uno las disfrute.

Veamos algunos ejemplos:
las olas llegan una y otra
vez a la orilla.
Los loros buscan ramitas
para sus nidos.
Los teléfonos suenan con
amables tonos zen.
Las señoras, en un pueblo del norte,
todavía lavan la ropa en el río.

La manera como algunos
paran los taxis, las fantasías propias
que a veces parecen ajenas.

El silbido de uno
respecto de la canción
que tenías en tu mente.


Amanece, otro día comienza

Amanece y todo lo gris
se vuelve un poco más celeste
mientras los pájaros comienzan
sus periplos por los techos
imagino yo que en busca de las plazas.

El puerto, a lo lejos, recibe el sol
y es tocado por ese mundo que pide
ser alzado todavía un poco más
y después un poco más
es otro día que comienza.

Los esfuerzos de uno

La identificación del mito
como forma de vida.
Los paréntesis en donde
uno se avoca a la realidad.
Y finalmente aprender
que la vinculación es con
el todo, no con el mito.

El mito es el nido
que uno lleva adentro
y al cual vuelve en busca
de un lugar perfecto
inmaculado y lleno de
prestigio. Algo inalcanzable
por lo tanto.

La realidad es más acorde
con lo que les pasa a los demás.

Y en el medio están los
esfuerzos de uno.

martes, 2 de diciembre de 2014

El volumen soñado

La mañana en su fulgor
los insectos decididos a tocar
los lugares más queridos
y lo mismo los pájaros
y las nubes arriba dándole
al cuadro un volumen más
                                    soñado.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El panteón

Se extiende por la periferia
un manto que olvida
todos los errores
y congela a todos los seres.

El universo y los jardines colgantes

En la plenitud del trabajo
siempre la pausa
la voluntad
orientada hacia un
universo en expansión
que busca permanecer
en los jardines colgantes.

Mi araña favorita

Ella
una suave estar en la declinación
de todos los vientos
ahora deambula por la casa
sin exigencias por retornar
a su guarida.