martes, 4 de noviembre de 2014

El pez en su pescera

Recorre el tiempo-espacio
como si fuese todo lo que tuviese.
Es decir: con plena conciencia existencial.
Es plateado pero se topa con otros con colores
más animados a los cuales registra apenas
en su devenir por los distintos lugares
que deben ser recorridos hasta que
exista un fin distinto al cansancio.
Publicar un comentario