viernes, 15 de enero de 2016

Tocarse el hocico

Un potrillo va hacia el lugar
donde se juntan los caballos para
tocarse el hocico. Una bandada atraviesa
el cielo. Hay un talento diseminado por
tu cuerpo que ahora, que es tiempo de dormir,
juega con los gatos que nos arrojó el vecino
sin ningún tipo de contemplación

por el único ritual que nos justifica.
Publicar un comentario