martes, 30 de diciembre de 2014

Plantas benignas

En los comienzos de los días
cuando empezábamos
nuestro tiempo y las cosas estaban
blancas, muy blancas, y las rosas
-sonábamos- serían plantas benignas
en muchos sentidos, y lograrían tener
los colores que nosotros quisiéramos
en la medida que la vocación por la demencia
se apaciguara y los hitos de la creación
crecieran como crecen las ranas,
a montones, y todo el verde del pantano
no fuese más que una reflejo de otro
verde, uno mucho más profundo
que está en el fondo de la laguna
que se ve diseminada por muchos lados
nos conocíamos primero y después..

lunes, 29 de diciembre de 2014

Las memorias de la infancia

Hay como un indeterminación
en los lugares a los que asistimos
cuando estamos en la mitad
de una vida que se aferra
a sus cánones y de ese modo
establece una lucha por la
subsistencia. Son las melodías
de uno las que apenas se escuchan
entonces, y son las memorias de
una infancia las que nos pueden
rescatar de ese malestar que se
muestra en el horizonte
y camina hacia donde estamos.

domingo, 28 de diciembre de 2014

La normalidad del amo

Se detecta una insatisfacción
cuando se planea arrastrar la
voluntad de los que obedecen
uno y otro día a sus propios
temores, los que alguna vez
estuvieron unidos al origen
de todo nacimiento y ahora
están atados a la idea de una
muerta prematura.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Un día en la playa

Las formas como juegan
los que juegan en la arena
la disciplina estricta de las
gaviotas cuando le ofrecés
comida y pensás en las mil
maneras de comer que tiene
la gente, en el alimento
y derivás a la visión de las
góndolas en los supemercados
infectados de gente.

Y más allá el mar que prosigue
lo que pareciera una eternidad
consagrada a no decir más que
olas, y más olas, como si eso fuese
la forma que tiene de contar
el tiempo.

El agua está en su dimensión
fantástica en la medida
que uno se adentra
y se deja llevar por ese
vaivén que tiene.

Afuera los chicos me piden
entrar y por ellos salgo
y los tomo, y las olas
enseguida nos arrastran
para hacernos festejar
un poco más el estar
donde podemos relajar
un poco esas cabezas
destinadas a decir y decir
sin ánimo de soportar
las contradicciones que nos
enlazan por momentos
y nos permiten subir a los
estadios donde los sentidos
se fusionan, los conceptos
se dispersan y la necesidad
de buscar una respuesta literal
es cada vez más tenue
como tenues son las gotas
que bajan por nuestro cuerpo
en la medida que salimos un poco
del agua y las palpitaciones por
encontrarnos donde nos encontramos
se vuelven una certidumbre
hermosa porque no tiene peso.


viernes, 26 de diciembre de 2014

Cae la lluvia sobre los bárbaros

Cae la lluvia sobre los ellos
que se enaltecen con el agua
sobre su cabezas exaltadas
por la magnificencia del sol
en la última de todas las playas
conocidas en donde la naturaleza
se vuelve un montón de arena
y en donde los caballos buscan
referencias hasta que encuentran
el mar y lo tocan.

Hay muchos modos de establecer
verdades para imponer certidumbres
frente al vacío de un desierto.

Las imágenes sirven para eso
porque enlazan al tiempo
y lo dejan en los límites
de su propio entendimiento.


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Lo que veo sobre las montañas

El campo en su dimensión
más fantástica se ensombrece
en la medida que las nubes
a caballo de un templario
             avanzan

lunes, 22 de diciembre de 2014

La jornada de los objetos

Amanece y hay como una intensidad
de sin sentidos que se aglutina en las bocas
de cada uno. Nos volvemos así
románticos, creería. Lo que pasa
es que se trata de una postura,
una forma de ofrecerse a ese
mundo que empieza de a poco,
como puede, a moldearse.
Y lo hace a través de objetos que están
más allá de nosotros a la espera
de interactuar con frases sencillas
en nuestra mente
y que unidas formarán la jornada.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Spilimbergo. Paisaje Santiagueño

Es posible que la pintura
y el dibujo se unan
hasta mostrar lo diáfano
que pueden ser uno sobre
otro, como si se quisieran
por siempre sobre una tela.

Paisaje de la China, de Alfredo Prior

El punto donde la inflexión
lo acomodado de la voz
y a la vez de la mano
se vuelve una posibilidad
reconocible para las dimensiones
fantásticas que ofrece el bosque.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Llueve

Llueve y hay como una insistencia
en el pesar de los ensayos que prefieren,
sobre lo furioso del verde, entablar un diálogo
con los pájaros en la mitad del parque.

Y no hay otros ruidos.


Se disfraza a veces el poema

Se disfraza a veces el poema
como en un amanecer
que está dotado de un color
ceniciento y que pronto
anuncia su propia tormenta.

Es la palabra angélica
la que a veces nace
de esa forma acorde.

De una manera etérea
y tal vez suficiente
para empalmar con
lo que resta de un día
que es fácil planteárselo
alejado de lo imperecedero
en el silencio que se corresponde
con la forma cada vez más
contundente de las nubes

viernes, 19 de diciembre de 2014

Aida Carballo, dibujo como japonés

Existe un dibujo japonés
que alguna vez se esbozó
para que las fábulas
provenientes de las zonas
más altas de las islas se conozcan.

Ceferino Carnacini, Paisaje con rancho

Hay algo voluntarioso en pintar
lo que está en paz con la sobriedad
de los pastizales que apenas se mueven.


Un murmullo y después silencio

Un manto en donde
las opciones dejan
de importar, y lo mismo
las decisiones, un manto
de agua y placer
en donde una cruz
al final, deje de ser
cruz para convertirse
en la palabra que deja
de resonar en tu mente
para volverse un murmullo
y después silencio.

Enfrentar lo nuevo

En la desolación de lo desconocido
la rampa que te larga en lo
más fastuoso del miedo
una larga y frágil línea
de perros azorados
por las nuevas noticias.

martes, 16 de diciembre de 2014

La escultura

Se enlazan las cosas en la génesis
de su tiempo y creación
la iluminación de la esfera
celeste que pone en estado
de paz el dormir de los recién
nacidos bajo la llama que apenas
permanece a lo largo de un
túnel que desemboca en un sendero
que tiene pinos hermosos a los costados
y que a su vez termina en una laguna
donde los peces saltan
porque nunca conocieron
otra cosa que a ellos mismos.

Homenaje a Francis Ponge

El pan de la mañana
que tomo para mí
es un hábito que debo
valorar más en toda 
su dimensión práctica
y mística. Y digo 
esto último, no en un 
sentido elevado, sino
en su acepción más 
simple.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Edad antigua

Las fantasías de los ellos
cuando se enjabonaban 
lo suficiente como para 
sentirse listos para amar
a las sirenas. 


Una imagen al final de todo

Amanece y todo lo soñado
aparece más cerca:
un espíritu que podría ir sin decir
las palabras sueltas casi mágicas
pero arriba de todo
no como una imposición
del habla que establece
el mandato, sino como la
voluntad de ir hacia una
imagen al final de todo.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El carácter de las cosas

A medida que amanece las olas
se apaciguan, o tal vez mi impresión es
la que le asigna a las cosas su carácter.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Las rosas sin abrir

Los rosales están por abrirse
y es fácil pensar en ellos durante la noche
cuando todavía la inspiración
permanece oculta como ellos.

Encuentro

Soñé que podía entablar un
encuentro con la mañana
como si fuese un poeta
pero de la existencia.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Desnudo, Vicente Puig

La mujer conserva
la belleza de ese tiempo
en donde la belleza
podía ser retratada.

Hay helechos en el cuadro
y hay un fondo que es vago
y da una idea pictórica un
tanto indefinida que agranda
el erotismo con el cual
el pintor captó a la modelo.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

En algún punto de Alemania

La influencia del río
en esta parte de la ciudad
es extrema, por eso que me gusta tanto.

Hay canales y también flores y todo
lo que nos han señalado como hermoso
por los siglos de los siglos. Las personas
son calmas y no piden nada.
Los milagros tampoco ocurren y las fantasías
están exacerbadas por una bondad que sé
que con los días se va a convertir en fuente
de algunas perturbaciones.

martes, 9 de diciembre de 2014

Idea para un cuadro

Un clima gris reflejado
en la punta de una lanza
que está dirigida a un 
jabalí que mira furioso
arriba de una capa de un 
rojo furioso.

El cerezo de cien años

Hay un lamento a la lejos: un pájaro
plantea su bienestar o malestar, quién sabe
en una rama de un cerezo que por lo menos
debe tener cien años.

Robles americanos

Algo pasajero que se entronca con una suposición
que está basada en la imagen de una víbora
que se muerde su propia cola
mientras a su lado un recién nacido
llora sobre un colchón
de hojas secas de robles americanos.

Celebran algo

Charlamos con mi hijo sobre el
por qué de muchas cosas
hasta llegar al no sé.

Después nos quedamos con
la vista fija en la enredadera
que cubre la casa, como a la
espera de que por lo menos
esa planta tan magnífica
hable, pero no habla
sólo cantan los pájaros
en los árboles que tenemos
a nuestras espaldas.
Celebran algo, digo de
pronto, sin mayor explicación.
Y mi hijo asiente.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Spilimbergo Paisaje de San Juan

Un paisaje que parece un cuadro
hasta el punto que se vuelve muy querido para nosotros
que lo vemos a lo lejos y nos acercamos para intentar
saber por qué nos atrae tanto.

Raúl Russo Paisaje

Un descanso en su dimensión más práctica
que oscila entre lo sugerido y lo oculto de los objetos
que pueblan el lienzo en busca de una armonía
que tal vez la otorgue el ánimo con el cual uno interpela
lo que tiene enfrente.

El placer mismo

"Si los ángeles existen para el cuidado los niños,
no cumplen bien sus tareas. Lo digo por
las injusticias que ocurren por todos lados",
dijo un compañero durante la primaria
al profesor de catequesis,
y el hombre no supo qué contestar.

O al menos es lo que yo recuerdo.

Como también recuerdo las primeras
mujeres que de manera desesperada
veía en la playa, sus cuerpos que me
parecían un lugar inalcanzable
y llenos de placer por el placer mismo.


Llamas de paz

Hay una inmersión en las molestias del cuerpo
que generan las variaciones musicales en el estado
de ánimo. Esas que rondan los paréntesis
de felicidad que alguna vez se tocan.

Las consignas son claras para los niños.
Los adultos tendemos a creer en cosas
más palpables.

Los taxistas, por ejemplo, en su trabajo
Horas y horas llevando gente de un lugar a otro.
Por eso tantos se persignan frente a las iglesias,
azorados -dicen-
por la devoción que uno debe tener
hacia lo incomprensible.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Paisaje de Unquillo. Lino Eneas Spilimbergo

Un punto que se aproxima a otro
en un cuadro que muestra fuerte los colores.

Hay una casucha, un poco más que un rancho,
en el medio de sierras marrones y después azules
en donde una larga y pausada lluvia llega,
muy deseada.

En un lugar del río

Se enfrentan las voces que dicen
una y otra vez cosas iguales
para dar lugar a un espacio
parecido a una gota de cristal
con puntos azules.

Me gusta un árbol

Me gusta un árbol
que tiene un dejo amarillo
al final. Trae como una corona
encima que se aproxima a la voluntad
de dar belleza sin esperar
un reconocimiento.

El tiempo pasado

Cae la lluvia sobre el techo y genera
ruidos encantadores que ilustran
de un modo extraño la tarde.

El encanto de la lluvia se
emparenta con la voluntad
de proseguir en un estado de
ensoñación que le permita a uno
mantener cierta calma. La necesaria
para recordar con más amor
el tiempo pasado.

Una cantidad de viejas

El tiempo de lluvia como una ángel
alado que se presenta para una inmersión
en un tiempo que todavía dice presente.

No es cierto que lo único que exista es el presente.
Ni es cierto que existan afirmaciones capaces
de definir algo. Ni que un sentido pueda dar
algún tipo de certeza.

Las frutas están todavía en los árboles
Las acacias tienen todas sus hojitas.
Son tan chicas que el viento las vuela a su antojo.
Muchas te caben en la palma de tu mano.

Me imagino que estoy en un lugar con montañas
desnudo y sin ninguna oportunidad de correr
en busca de una toalla con la cual cubrirme
de unas viejas que censuran mi cuerpo.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Moneda común

Una nueva era en donde
la moneda común sea mi moneda.

Las fábulas que me gobernaban
tienden a ceder, pero sólo un poco.

Están aún a la espera de recuperar terreno.

Hay pájaros afuera, y hace calor.
Toda una gama de flores crece ajena a mi dolor.
Y eso sí que es una suerte.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Avancemos

La mente, esa camisa mojada que tengo impregnada
en el cuerpo para decidir por mí en lugar
de dejarse llevar por las plantas que rozo más y más
en la medida que el verano avanza.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Tribulaciones

La mente busca imágenes
que la aceleren un poco más todavía,
como si su fuerza pudiese trabajar
para enloquecer una extraña sensación
que se presenta cuando las gotas caen
en el parabrisas
y me pongo a mirarlas.

Hay formas y formas de recordar las cosas;
lo extraño es que muchas veces ellas
se presentan de manera reiterativa:
lugares que uno conoce en detalle pretenden volverse
todavía más puntuales.

¿Para qué están los métodos obsesivos en uno?
¿Para fijar escenas y conceptos que reafirmen
ciertas direcciones?

Y sin embargo, las direcciones que tomo
son bastante aleatorias y la única calma
está en la poesía china.

¡Qué bella que es!

La manera espontánea con que los poetas
de entonces aluden a las montañas,
a los ríos e incluso a los monos.

En especial, cuando los hacen aullar,
que es lo que hace mi mente
cuando ando por la calle.

Una y otra vez habla.
Habla, y se repite.

Ya va a callarse. Eso por suerte lo sé.

Daniel García Desnudos

Hay algo confuso en la aproximación
a lo que está en el centro de todo
lomugriento que anida en uno
y que más que mugriento es sórdido
porque a partir de ayer
está cubierto con sangre.

Perfecta

Un manto encima de un
cuerpo alado que para
poder subir hasta donde
quiere subir se lo quita
de manera perfecta.

Exodo de Torres Aguero

Un montón de ideas que tiene
la forma natural: el ideograma.

Ellas suben por el cuadro
para generar un incógnita
que revela el conjunto
gracias al fondo naranja
y sombras que establecen
una noción de paisaje
en el medio de su concepción.

Cerros azulados

El enlace con las reinas que pueblan
esos lugares cerca en los sueños
pero lejos en la práctica.

Así vamos. Especiales en nuestra predica
por las cuestas y laderas de cerros azulados
que se alzan por un perímetro indefinido.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

El artista más moderno

Salir de la obra de uno
para entrar en la de muchos
y descubrir que por todos lados
hay obras, y que por todos
lados están como a la espera
que uno las disfrute.

Veamos algunos ejemplos:
las olas llegan una y otra
vez a la orilla.
Los loros buscan ramitas
para sus nidos.
Los teléfonos suenan con
amables tonos zen.
Las señoras, en un pueblo del norte,
todavía lavan la ropa en el río.

La manera como algunos
paran los taxis, las fantasías propias
que a veces parecen ajenas.

El silbido de uno
respecto de la canción
que tenías en tu mente.


Amanece, otro día comienza

Amanece y todo lo gris
se vuelve un poco más celeste
mientras los pájaros comienzan
sus periplos por los techos
imagino yo que en busca de las plazas.

El puerto, a lo lejos, recibe el sol
y es tocado por ese mundo que pide
ser alzado todavía un poco más
y después un poco más
es otro día que comienza.

Los esfuerzos de uno

La identificación del mito
como forma de vida.
Los paréntesis en donde
uno se avoca a la realidad.
Y finalmente aprender
que la vinculación es con
el todo, no con el mito.

El mito es el nido
que uno lleva adentro
y al cual vuelve en busca
de un lugar perfecto
inmaculado y lleno de
prestigio. Algo inalcanzable
por lo tanto.

La realidad es más acorde
con lo que les pasa a los demás.

Y en el medio están los
esfuerzos de uno.

martes, 2 de diciembre de 2014

El volumen soñado

La mañana en su fulgor
los insectos decididos a tocar
los lugares más queridos
y lo mismo los pájaros
y las nubes arriba dándole
al cuadro un volumen más
                                    soñado.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El panteón

Se extiende por la periferia
un manto que olvida
todos los errores
y congela a todos los seres.

El universo y los jardines colgantes

En la plenitud del trabajo
siempre la pausa
la voluntad
orientada hacia un
universo en expansión
que busca permanecer
en los jardines colgantes.

Mi araña favorita

Ella
una suave estar en la declinación
de todos los vientos
ahora deambula por la casa
sin exigencias por retornar
a su guarida.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Cuando las estrellas se presentan

Los caballos están juntos
en la medida de la posible
y dejan de responder a todas
las llamadas cuando las estrellas
se presentan más cerca.

La luz primero

La luz primero
en los albores del día
que se encima a los árboles
para dotar al escenario de un
manto que los vuelva como purpurados
y enseguida dorados en la melancolía
de la ilusión de los pájaros que los aprovechan.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Una búsqueda continua

Se alzan los laureles en la dimensión donde
todo se encuentra petrificado por las ánimas
que rondan las plazas pletóricas
donde la voluntad permanece
a la deriva en una búsqueda continua.

Las cosas que uno no sabe

Una impresionante avalancha que empieza
por la cabeza. Por desgracia, ahí están
las alucinaciones, las partes de uno
que no están congraciadas con el reto, ni siquiera
a la altura. Y que uno debe cargar igual, y con amor
para colmo. Son lustres perdidos, los que arrancan
por la sal que se te pega a la piel y permanece.

Las palmeras y los eucaliptos estaban hermosos
esa tarde en la que padecías todo tipo de fobias
ibas hacia la genialidad romántica de rodillas,
y tocabas a su puerta, y era un sinsentido
y lo sabías, pero no lo podías evitar
y todavía no sabés por qué.


Enlaces

Los enlaces del amanecer
cuando te despertás y un viento
leve está en todos lados
menos en tu cuerpo
que permanece inerte
a la espera de una vida
que todavía no aparece.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Las flores diseminadas por los parques

Hay una difusa relación entre
el poema y lo dicho por otros
que resuena todavía en mi mente 
estableciéndose como una alternativa
para decidir acerca de las múltiples
flores que están diseminadas por los parques.

La esperanza

Hay un cierto sentido
que a veces tienen las cosas
cuando uno las acompaña lo suficiente
y las deja estar, sin líneas que las crucen
en diferentes direcciones, y ahí es como 
que se acomodan solas, pero lleva tiempo.

Siempre agradecer

Las corrientes marinas
que te azotan dentro
y que después se descargan
hacia el exterior con ataques
de diversa índole
en la cresta de una ola
que se forma por arte y obra
de la gracia divina.

Hay que recordar siempre:
siempre agradecer.
Siempre, aunque no sea fácil.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Volar dentro de uno

Esos límites siempre cambiantes
que encuentra la mente
para volar dentro de una cigueña
que no para de cruzar los mares
en un intento desesperado
por destrabar los nudos que armó
en los primeros días
y que ahora están más atados
que nunca.

¿Es falso lo que uno se dice
en esos casos? Las metáforas
son a veces la mejor manera
de responder ese tipo de preguntas
pero no alcanzan, no alcanzan
las imágenes, ni los recuerdos,
no alcanza nada para deslizarse
con certeza en ese tobogán que
es el canto de un pájaro cuando
todavía es noche cerrada.

¿Qué pretende ese pájaro que no sea
un punto de esperanza, un amanecer?

Cuando lo permitido está muy, muy
ajeno a uno, las cosas improbables
se vuelven más cercanas
y te buscan con falsos nombres
y te encuentran.

Te pasa con los papeles de teatro
que te asignan los profesores
que están en el cielo.

Te pasa con esos trigales en llamas
que viste de chico
y quedaron impresos en el estómago
y ahora quieren salir por la boca,
Son raras esas vivencias
que establece el propio cuerpo con uno.

Son avisos constantes: uno podría
llevarse mejor con lo que tiene guardado.

Espectros

Las pulsaciones te las da el horizonte
cuando te despertás y ves el amanecer
desde el pequeño camarote que tenés
asignado en tu interior y te preguntás
por todas esas cosas que alguna vez
tuviste y ahora no es que no tenés
sino que están difuminadas en espectros
que como tales son parte de un pasado.

La reflexión de los monjes

El acompañamiento
de las reflexiones
esos vándalos que te azotan
cada día, a veces cada semana,
con suerte un par de veces al mes
el cuerpo donde vos estás
en busca de la serenidad
que implica la perseverancia
en ciertas costumbres que se
alientan unas a otras para continuar
la senda de los deseos
que están y no están permitidos.

Es fácil ahorrar en muchas cosas
pero es difícil ahorrar en lo que
tanto precisamos, esas palabras
de aliento que se las da uno
y no dependen de nadie.


martes, 25 de noviembre de 2014

La chica de la entrada

Las formas alargadas
en donde todo incita a un descubrimiento
que parte de los mundos más inciertos
y se desliza hacia lo más cierto y conocido.

lunes, 24 de noviembre de 2014

¿Hay mucho que explicar en el arte?

Un pájaro en el medio del parque
evoca a un cuadro que alguna vez
vi en las inmediaciones de una playa
que reproducía las delicias de todas las
estaciones.

Se vanagloria uno de esos recuerdos,
los pasajeros, los que determinan una cofradía
de seres sin rostro; así estaban pintados
por el artista que de ese modo quería
significar la alienación de estos tiempos,
me explicaron.

¿Hay mucho que explicar en el arte?
Me pregunté yo por lo bajo
y nada de lo que intenté como respuesta
fue una contundente frase en favor de algo.

El amor en las colinas

El amor en las colinas y esa forma
extraña de querernos, una y otra vez
bajo el cielo siempre gris que hay acá
y en el medio del verde intenso
rodeados de pájaros que enmarcan lo que
conocemos -en esencia- como la belleza
un parámetro en donde el corazón
se instala para sentir serenidad
una bondadosa bocanada de aire tibio.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Las ratas abandonan el barco

Enfrentamientos durante la noche
las ratas huyen por la proa de un
barco porque el barco está a la deriva
no porque se hunde
se mantiene en un mar que está
calmo, soberanamente calmo
y pastoso como mi boca,
decepciona un poco verlo.

Las fábulas de la infancia
deberían revivir en cualquier momento
un punto de unión con las flores
que estaban alrededor de la fuente
que me gustaba tocar
por cábala.

Porque al final las cábalas
no eran tan nocivas -ahora me doy cuenta-.

Los dientes se mantienen exhaustos
y el sol se alza pletórico ahora
por suerte las ratas ya saltaron por la borda.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Las cosas que crecen para bien y las cosas que crecen para mal

Se encienden los faroles de la antigua
china. Las palabras son hermosas
cuando están bien dichas.
Pero casi nunca están bien dichas,
pensás. Los pájaros pasan arriba, ya casi anochece
y los búhos salen de sus cuevas para posarse
en los árboles. Es su turno, otra cosa que pensás,
cada vez más cansado de la imposibilidad
de estructurar un dibujo que valga un montón de cosas.

Por empezar el dinero, pensás, esa energía que te carga
de un prestigio cercano a las fuentes romanas más espléndidas.
Te acordás entonces de Bernini, y de algunos otros grandes
genios que trabajaban vaya a saber uno cómo.

La alfalfa a tus pies está cada vez más hermosa.
También los hormigueros. Están cada vez
más grandes. Y la grandiosidad los hermosea,
pasa lo contrario que con los tumores, pensás.
Así son las cosas, hay cosas
que crecen para bien y otras que crecen para mal.
Y así con todo.

A la espera de un pintor

Ese complicado esquema que te asalta
por la noche, cuando los bandidos salen
por las periferias en busca de cosas jugosas
y vos te conformás con la carroña
que depositaron en un tiempo ya muy lejano
los ángeles renacentistas que andaban
conducidos por un Santo sin nombre.

La brazos no hay que bajarlos, te repetís.
Pero la aurora queda aún en un lugar
también triste y lleno de latas de pinturas
sin abrir. Están a la espera de un pintor
pensás.

Acerca de las jóvenes generaciones

La aparición de muchas vacas
a la entrada del cine cuando te disponías a ver
la película de tu vida, eso soñaste
arriba de un piedra que volaba por el
universo en un sentido derecha izquierda
muy pero muy lento
rememorando así las fantasías
que tenías cuando eras chico.

Cosas como que eras un zarevich
que vivía en un pueblo
porque estaba prófugo de los comunistas
y discursos anacrónicos
que entonces significaban toda una vida.


El fondo de nuestros deseos

La imitación de los modos de otros
a la salida de la iglesia.
Sí, me acuerdo perfectamente
éramos chicos, tendríamos doce años a lo sumo,
y mirábamos a las chicas una y otra vez, como si
ese mirar constante pudiese, por arte de magia,
acercarlas a nosotros que estábamos
demasiado al fondo de nuestros deseos.

Un sueño extraño

Tuve un sueño en donde les contaba que en la zona
sur de la ciudad siempre soñaba que había colinas
y un gran mar, y esta vez era verdad, decía, estaba
todo eso para que yo lo disfrute pero condicionado
a un escenario con seres en donde predominaba la gula
y el descontrol amoroso.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Ilusiones sentimentales

Las ilusiones sentimentales
son peores que las ópticas
determinan vaivenes en donde
las olas confluyen y dan lugar a un
ritmo que te atormenta el cuerpo
con imaginaciones que sólo ocurren
en los períodos en los cuales uno vive
ajeno a los acontecimientos terrestres.

Los monjes que se bañan en el río

El tránsito de la noche al día
su letanía
su infranqueable comienzo y final
el que de alguna forma se intuye en lo más oscuro
porque incluso esa oscuridad trae una añoranza
que es la luz que ilumina un monasterio
establecido en la cima de una montaña
que más abajo tiene un río
donde los monjes se bañan
con alegría y a la vez con respeto
por todo lo que les está ocurriendo
incluso en su padecer diario
y por eso merecen mi admiración.

Y si no la merecen,
                                igual la tienen.

El mundo animal en la infancia

La inocencia como guardada
en una caja con resonancias
artísticas y que, una vez abierta,
muestra a una ballena en tamaño
pequeño. La tenías cuando eras
chico, ¿te acordás?


Era un ciclo espectacular
el de los animales alrededor
de un lugar que te pertenecía
como ninguno.

La dimensión mundana

El estruendo interno como fuente de toda perseverancia
así debería ser, así deberían consumirse los días y los
cigarrillos imaginarios que fumamos los que no lo hacemos.

¿Se entiende? Difícil, porque hay tantas veces que ni uno
se entiende, no se capta el hilo que atraviesa el cuerpo
para reunirse con los seres de este mundo que transitan
los caminos que están como surtidos de flores en la dimensión
                                                                                                         mundana.

Una tarde en las carreras

El resplandor que anida
en el comienzo del mundo
y que uno -que camina a ciegas-
no vislumbra hasta que está
dentro de las tinieblas
absolutas
donde los caballos de carrera
arremeten en contra de uno
y luego, desde el suelo,
mira uno al cielo
y los pájaros pasan
sin mirar.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Las cosas que pasaron alguna vez

La necesidad de estar un poco
más sereno cuando las anguilas
recorren la periferia donde
nadás etéreo
porque flotás como flotan
los camalotes que veías de chico
cuando ibas por el río
en ese barco que te parecía
tan pero tan grande
que era -en tu imaginación-
un pueblo entero flotante
bajo la luz de la luna
en un verano que se volvía
más y más caluroso
y que tu padre intentaba
paliar con una botella cerca;
cosa que alteraba los ánimos
de tu madre y así ibas según
recuerdas ahora de forma inexacta,
y sin embargo todo eso pasó alguna vez
según sabés.

La naturaleza de las cosas

Los huérfanos tristes en la
imaginación de cada cual
mientras afuera nieva
y eso también es otra cosa más
que te imaginaste
en los alrededores
del peñasco donde sobrevivís
valorando el juego que tienen
los cuadros, la dedicación de
otros para remar contra la corriente
y al fin emerger -muchos después de
muertos- y eso te apena, como te apena
la fuga que se da en los días en pos
de otra dimensión que está en cada una de
las cosas y que la gran mayoría del tiempo
permanece insondable
como si ellas, la cosas,
no quisieran ser develadas.

martes, 18 de noviembre de 2014

Los hechos que te marcaron a fuego

La muerte de un plan
y las estructuras por venir
en el punto invisible
que es la transpiración cuando
todavía no se desenvuelve del todo
y apretada por la infancia
se relame en su propia cueva.

Así se siente el cuerpo
a veces por la madrugada
pesado y algo sucio
incapaz de ser lo que estaría destinado a ser
en una balsa donde la serenidad
y la libertad está contaminadas
por la idea de que uno es
un náufrago que está listo
para navegar todavía un poco más
y más, y más, en las alternancias
que tienen que tener -uno se repite-
las mareas.

¿Cuánto de uno hay en uno?
En cierto sentido nada,
porque la vigilia es perpetua
y las ganas de sobrellevar
las cosas tal como se han planteado
son bastante fuertes e inexactas.

Como es inexacto el recuerdo
de los hechos que te marcaron
a fuego.

Papá y mamá

Lo espeluznante de los opuestos
esas opresiones que te llevan
a las batallas que ocurrieron en otras
mentes, e incluso en otras vidas,
pero que ahora son las tuyas,
las infamias de correr el velo
para ver esos padres relamiéndose
con su propia brutalidad
y por otro lado las margaritas
altas, fortuitas, y a la primera
de cambio, su decaimiento
su caer por falta de agua.

Siempre es lo mismo
cuando amanece
los pájaros cantan
el sol se alza
hay perfecciones
por todo el espacio
que uno intenta captar en el poema
después de una noche horrible
porque han eclosionado
las vivencias que soporta
el cuerpo como puede
y que vienen de la mente
directo.

¿Hay posibilidad de continuar
con la escritura después de eso
hay un lapso en donde
el estar todo dicho
da lugar a un silencio
que al fin es cálido
no opresivo
y que está reclinado
en la guarida de un duende
que es apenas malicioso
y que se divierte con uno?

Porque así debiera ser
¿o no? Uno debiera ser ligero
debiera ir sin conseguir: ése sería un buen
lema para instalarse con una carpa
en el corazón de las cosas más
urticantes y desde ese lugar
construir la propia selva.
O un bosque o lo que
se quiera, con tal de dormir
como entonces antes de que ellos
fuesen grandes.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Las incisiones en uno



Las incisiones en uno
te alejan de esa luz virginal
que asoma en la primera mañana
que vas por el bosque y entonás una melodía
de lo más triste a tu ojos, los ojos 
que alguna vez estuvieron libres de toda culpa.

Eran ellos tan pero tan pequeños 
que ni siquiera soñaban 
con esos inventos destinados 
a la regulación del prójimo por el prójimo.

De manera que las cruces a los costados
señalan tumbas: otra cosa más
que conviene contabilizar
como heredada.

Y pensar
que se trata de personas
que vivieron y murieron 
por los siglos de los siglos
en un camino que tiene algún sentido
si aplicás la palabra arte:
el arte de amar 
por sobre todas las cosas
que alguna vez estuvieron unidas
y que ahora parecen quebradas
por un viento que azota una costa libre 
de todas las especies que alguna vez conociste
y libre de los hombres que alguna vez trataste.

¿Se trata de una fábula más
que te plantea la mente en su derrotero
por un espíritu que rara vez se muestra?

Es extraña la palabra y es extraña
la poesía: está cargada de imágenes
condensadas en un cuadro que al mismo tiempo 
debe ser pletórico y disfrutado por otros
para que de alguna forma adquiera sentido 
el esfuerzo por comunicar lo que vivís 
en el bosque rodeado de pinos y de cruces, 
y de esa luz virginal que al mismo tiempo
rememora la costa indómita.

Es rara la palabra 
cuando uno la suelta 
y parece que las gaviotas arriba la captan 
y la toman para ejercer vaya a saber qué acción
que las libere un poco más mientras uno sigue abajo.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Ataduras


Las incisiones en uno
que te alejan de esa
luz virginal que asoma
en la primera mañana
en que vas por el bosque
de la mano de alguien
y entonás una melodía
que es de lo más triste
a tu ojos, que son los ojos
que alguna vez estuvieron
libres de toda culpa
porque eran tan pero tan
pequeños que ni siquiera
soñaban con esos inventos
destinados a la regulación
del prójimo por el prójimo.

De manera que las cruces
a los costados que tiene el
bosque señalan tumbas,
otra cosa más que hay que contabilizar
como heredada, y pensar que se trata
de personas que vivieron y murieron
como uno, una y otra vez por los siglos
de los siglos, en un camino que tiene
algún sentido si le aplicás la palabra
arte: el arte de amar por sobre todas
las cosas: las cosas que alguna vez
estuvieron unidas por esos siglos
y que ahora te parecen quebradas
por un viento que azota una
costa muy al sur, muy indómita
libre de todas las especies que alguna
vez conociste y libre de los hombres
que alguna vez trataste, ¿se trata de
una fábula más que te plantea
la mente en su derrotero por
un espíritu que rara vez
se muestra?

Es extraña la palabra y es extraña
la poesía: está cargada de imágenes
que deben ser condensadas
en un cuadro que al mismo
tiempo debe ser pletórico; debe ser
disfrutado por otros
para que de alguna forma
sin dudas mágica
adquiera sentido el esfuerzo por
comunicar lo que sentís en el bosque
rodeado de pinos, de cruces, de esa
luz virginal que al mismo tiempo
rememora la costa indómita.

Es rara la palabra cuando
uno la suelta y parece
que las gaviotas arriba la captan
y la toman para ejercer vaya
a saber qué acción que las libere
un poco más
mientras uno sigue atado en tierra.

viernes, 14 de noviembre de 2014

La fascinación por el habla

La fascinación por el habla
en la especie que se bambolea
sobre las ramas de un árbol
cada vez más lindo
en la medida que los pájaros
se asoman y trinan.

El movimiento de los médanos

La insuficiencia para llegar a una palabra
que defina algo en el terreno donde los
médanos se corren en función
de la intensidad que tiene el viento
y por otras causas que desconozco
pero que intuyo que tienen que ver con las
mareas.

Gyula Kosice -obras-

Lo que no tiene acierto.
O el punto donde las cosas
se vuelven más y más redondas
hasta simular lo perfecto.


Se inclina sobre el rojo

Se inclina para sentir aquello
que ha sentido muchas veces
pero que desea sentir de nuevo
hasta que la voluntad ceda
y lo que está en su mente
se acelere de tal forma
que pueda al fin partir.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

El artista de antaño

Se vuelve hacia lo que se involucra en sí mismo
y por eso repite lo que le da impresiones espectaculares.

Las rosas

Se empecina en decir siempre
algo para que alguien lo escuche
aunque sepa que está en el medio
de un bosque alto y hermoso
donde los únicos que podrían escucharlo
son los simpáticos animales 
que lo circundan.


martes, 11 de noviembre de 2014

Una tarde hermosa

Las llamas en el campo
y después la humareda,
y enseguida un auto vertiginoso
que pasa entre el negro
y sigue.

Así fue una tarde hermosa
que recuerdo siempre.

lunes, 10 de noviembre de 2014

El camino a la humildad

El camino a la humildad está
lleno de silencio en un lado
y plagado de voces del otro.

¿Por qué?

domingo, 9 de noviembre de 2014

Un bosque de jacarandaes

Soñé con un bosque de jacarandaes que se extendía
hasta un horizonte desde donde venían
loros de un tamaño considerable
mientras el sol se perdía en las nubes.

Un tronco que se alza

Un tronco se alza para festejar
lo que otros celebran
en un bosque de pinos
donde hay algunas acacias
y también eucaliptos.

Los aromas te aproximan a lugares
que están a tu lado -de pronto te das cuenta-.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Los pájaros meditan al sol

Las copas de los árboles se mueven ahora un poco.
Algunos pájaros meditan al sol,
estáticos, extraños.

Es su forma de estar sin decir.

Los insectos en el bosque

Los insectos son un factor muy importante en el bosque
determinan un cosmos que está como a primer nivel
de los pinos que están, en este caso, para dotar de una
mayor magnificencia al espectáculo que ellos brindan.

El bosque al amanecer

El bosque al amanecer es atravesado
por haces de luz que logran que emerja
de las penumbras como situándose
por encima de las nubes y hasta del cielo.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Un pino con la cara de Cristo

Este pino que tengo enfrente
se alza y se bambolea al mismo
tiempo como un dragón que puede
ser de madera -nunca lo había pensado-.

Es también como el cuerpo de Cristo
sin la cara, aunque la cara,
ahora que lo veo mejor,
ahí aparece, en la copa.

El bosque y los pájaros

Se inclinan un poco los pinos
en su belleza y tratan de algún
modo de alcanzar un poco más
de cielo entre los aguiluchos
que los custodian, como también
los custodian pájaros que con el devenir
del tiempo se han vuelto más y más
exóticos.

Bosque en primavera.

Se alza entre las líneas de sol
que lo atraviesan como en busca
de un bienestar que está
a disposición de los pájaros,
quienes aprovechan la propuesta,
una y otra vez, en sus copas.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Un Dios evolucionista

Un Dios evolucionista
que es como un científico de un modo extraño 
porque se trata de una idea más, 
que él apaña, como también apaña 
las dimensiones fantásticas
y todo lo que podemos ver
y todo lo que acontece.


Otra idea más acerca de Dios

Un cuerpo encerrado en otro cuerpo
que a su vez está encerrado en otro y otro
y con una mente que está encerrada
en otra, y así, hasta el cansancio
de los siglos de los siglos.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

El pez atigrado

Remonta el pez el río que desconoce
dónde empieza y dónde termina
para volverse
en su hermosa imaginación
más verde y más azul
y también atigrado.

Plegaria para una mañana de verano

Un camino en donde las dificultades sean
agradecidas como se agradece el rocío
en los pies

El pez y su presa

Se enfoca esta mañana el pez
en su presa, que al fin aparece
a lo lejos, difusa aún
como estampada en un cuadro
que es el mar y que se anima
en la medida que el pez
se esfuerza por llegar hacia ella.

martes, 4 de noviembre de 2014

El pez en su pescera

Recorre el tiempo-espacio
como si fuese todo lo que tuviese.
Es decir: con plena conciencia existencial.
Es plateado pero se topa con otros con colores
más animados a los cuales registra apenas
en su devenir por los distintos lugares
que deben ser recorridos hasta que
exista un fin distinto al cansancio.

El pez y el ocio

¿Si no está en busca de comida
el pez, está en busca de disfrutar
un poco del agua, del roce de las algas
de la visión de las piedras cubiertas
de mejillones, del ir y venir de los otros
peces que, como él, están ociosos?

lunes, 3 de noviembre de 2014

El pez en su meandro

Se balancea el pez
aunque no lo parezca
por la arteria más importante
de un río que se interna en el mar,
un lugar que es de sus preferidos
pareciera, por el placer que trasunta
su velocidad que reconoce las
corrientes más importantes
y las aprovecha en lo que es
una búsqueda continua.

El pez cabalga

Hay tardes que cuando el pez salta
a ese mundo que está afuera
y que él llama más allá
y reconoce una bola de fuego
que se interna en un lugar
también más allá.

Y entonces se imagina
subido a un pez todavía más grande,
yendo a los saltos, hasta esa bola de fuego
que se sumerge en el agua.


El pez y sus ámbitos

Incansable el pez en su derrotero
encuentra por momentos ámbitos
donde reina el verde, y por otros instantes
el turquesa, y después el azul
y él trata de valorar eso
aun en su mudez,
incluso en su manera
tan dúctil. O más bien
gracias a ella.

Se interna el pez

Se interna el pez
con cierta precaución
por un grieta en busca
de un misterio que lo acicatea
hace tiempo, el de ese lugar
no conocido que está expectante
para él, en el su corazón y en el afuera.
Y él los quiere unir
por más que eso implique un riesgo.

El pez y la tortuga

Hay una tortuga a la que mira el pez
es magnífica a sus ojos
porque le recuerda a los acorazados
que alguna vez vio
en algún puerto.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Hay días en que el pez se vuelve mágico

Hay días en que el pez
se vuelve mágico
en el sentido de que permanece
en un estado más etéreo que de costumbre.

Son los días en que sus tonos
son más fuertes, o tal vez
más brillantes y su potencia
dice que podría recorrer el
mar hasta donde los hielos
comienzan y se esparcen
de esa manera tan extraña
que resulta cautivadora.

Se obnubila el pez

Se obnubila el pez
cuando siente la superficie cerca
y un cúmulo de recuerdos aflora
para determinar un instante más
complejo del que está acostumbrado.

¿No hay una voluntad tan determinada
en general, ni siquiera un espacio
mental que empuje una idea
más allá de la comida en él?

Todos apuestan a que sí
y es por eso que su figura
evoca tanto.

El pez sigue su camino

Sigue su camino
el pez hacia aguas que imagina más
límpidas y por lo tanto capaces
de esclarecer su espíritu
que hoy lo siente menos ligero
que de costumbre
en su misteriosa forma
que lo acompaña
en un interior incluso
más profundo
                      que el mar.

Nada sabe el pez en su cueva

Nada sabe el pez
de la tormenta de viento y lluvia
que hay afuera de su reclusión
momentánea en una cueva
que lo protege de los
vaivenes que tiene el fondo
en concordancia con el afuera.

Y sin embargo, es capaz de soñar
con su imagen. Se ve con un fondo
verde en un magnífico cuadro
que evoca su ir por los mares
durante tiempos mejores
que, supone, volverán pronto.


sábado, 1 de noviembre de 2014

Amanece y continúa el pez

Amanece y continúa el pez
su derrotero por el mar
al cual encuentra cada vez
más inmenso.

En esa conciencia
revela que puede apreciar
la infinitud, y por lo tanto
tal vez pueda dimensionar
la posibilidad de su propia
muerte, lo que sería un logro
extraño para él
que vive en esa mudez
tan plácida.

¿Sueña el pez?

¿Sueña el pez durante la
noche cuando el mar está
oscuro y la profundidad
parece todavía más
abismal?

Su recorrido
permanece incluso por la noche
a través de vientos que originan
corrientes que él aprovecha
o remonta
según la conveniencia
que tiene el espíritu esa noche.

viernes, 31 de octubre de 2014

Guarda el pez

Guarda el pez
cosas que ni él imagina

Ese modo de ir
lo trasunta en el límite de cada piedra
que casi roza
                     una y otra vez.

El pez en su escenario

Es un punto la timidez del pez
que adora el placer de ir y venir
por lugares que conoce
y también por profundidades
que no ha tocado
ni percibido
en su amplio margen de acción.

Esa timidez que lo recluye
siempre la misma no expresión
que lo arrulla incluso
porque es un método
de defensa
frente a la cantidad de peces
más grandes que rondan el escenario.

cómo se muestra el pez

Si es dúctil el pez
es porque no tiene
un capricho que lo atosigue
en un rumbo explícito.
Nada, va y viene
pasa entre las plantas
acuáticas y se muestra
tal cual es
ni demasiado exótico
ni demasiado vulgar
aunque él no sabe de esos
términos, pero igual se muestra.

La tentación del pez

¿Este pez se ve tentado
por los efectos alimonados
que tiene ese otro pez?

Uno se inclina a pensar que sí
pero acaso ¿en el mundo del no pensamiento
también hay un no deseo?

Uno diría que sí, y entonces
llega la siguiente pregunta:
¿es un mundo de insensibilidad
el del pez?

¿O es un mundo de paz?

No toma partido el pez

No toma partido el pez por un lugar o por otro,
en su devenir por un océano que no alcanza
para determinar, las exigencias que tienen otros
para delimitarlo.

jueves, 30 de octubre de 2014

Se mueve el pez

Se mueve el pez
en esa conexión
que existe en el
fondo de todo lo que él
conoce y que en esta parte del mar
es sólo arena y más arena
que se vuelve azulina
y con leves líneas.

La armadura plateada del pez

Con esa como armadura plateada
que es dúctil y promueve un movimiento
ágil para enfrentar la corriente
se mueve el pez hacia un lado
y después hacia otro
por el simple placer
de andar
y así recorrer un mar
que percibe infinito.

La dimensión astrológica XIII

Existen energías arquetípicas en el universo que se ubican en determinado tiempo-espacio y, desde ese núcleo, generan efectos en los seres.
La correspondencia arquetípica, sin embargo, es otorgada desde la tierra, que es el espacio donde se vivencian las potencias y son, además, interpretadas -que es algo distinto-.
Pensado de este modo, resulta intrigante por qué un determinado espacio del cielo puede tener una energía arquetípica -hablo de un signo-. Y por qué su influencia se manifiesta al momento de encarnar en este mundo y durante la existencia también e incluso después.  

miércoles, 29 de octubre de 2014

La mente del pez

No hay en la mente del pez
más que percepciones que lo
guían en un estado de permanente
contacto con el presente.

De ese modo se evita
las tribulaciones propias
del pasado y del incierto
futuro, y eso lo deja
en un estado en donde
el cuerpo va despejado
y nada tan bien relajado.

El viaje del pez

Se inclina y busca un poco más de profundidad
en las maneras que tiene de acercarse a las
plantas acuáticas que se mueven con el ritmo
de la marea y después me mira la arena
-un cangrejo camina a paso acelerado-
y enseguida deja de mirar para seguir
su viaje.

La vida del pez

El mar ahora tiende a estar
quieto aunque persista la lluvia
y el oleaje muestre ese volumen
que sigue a la tormenta
y hace que las rocas sean cubiertas
por la luminosidad del agua
en un día completamente gris.

Las notas del agua

El mar perlado
y las gotas de lluvia que caen
son para el pez
un concierto
que disfruta en compañía de otros
peces que, como él, están estáticos
y pendientes de las diferentes
notas que tiene el agua
sobre el agua.

Nada el pez

No encuentra a veces
el pez más que un
mar oscurecido
por cosas que ocurren no sabe
dónde porque el afuera
no es un punto de referencia.

Esos días nada el pez
en un mar que está como
envuelto en su propia furia
y dinámica, un lugar donde
lo apacible está en  lo oscuro
en lo profundo, y le resulta
raro.


lunes, 27 de octubre de 2014

Otro homenaje a Mario Luzi

Se desprende el pez
de lo turquesa que por momentos se vuelve
magenta y después recupera un color
que es soñado por muchos
pero no por el pez
que en su recorrido
intuye más allá de los colores
más allá de las sensaciones
y es por eso que su
desprendimiento ocurre.

Qué sabe el pez

Nada sabe el pez
más allá de lo ligero
de su cuerpo
cuando se interna en la ola
y entreve que hay un afuera
difuso y posible en un salto.

viernes, 24 de octubre de 2014

El pez VI

Nada sabe el pez
de la esbeltez de su cuerpo
en contraste
con el volumen de la ola
que se arma
para que él siga
un poco más adentro
y que alguien, de quien él ni siquiera
sospecha, lo vea fugazmente.

El Pez IV

Nada el pez
en lo que para él
es un territorio desconocido
y al vez sabido
porque hay algo que lo impulsa
a llegar a un punto
que otros han llegado:
sus antepasados
los que sostienen un legado
que el ostenta también
en su propia búsqueda.

jueves, 23 de octubre de 2014

La dimensión astrológica XII

Cada signo, en su capacidad para aglutinar un conjunto de energías, de modo de estructurarse en un discurso afín, se encuentra inmerso en un camino que también es, como tal, un discurso más complejo, y que se remonta a un camino que tiende a la sutileza, y por lo tanto a la complejidad.

El pez III

Nada sabe el pez
acerca de su estar
en la mudez
de algo que no reconoce
siquiera como mudez
sino que para él
es parte de un mundo
que también le parece
infinito, un mar que
por momentos es más frío
y en otros más cálido.
Aunque para él
tampoco se trata de
una sensación que reconozca
con términos exactos.

miércoles, 22 de octubre de 2014

La dimensión astrológica XI

El signo no alcanza a definir un concepto, sino se refiere más bien a una conjunto de cualidades que guardan un parentesco y que, como tales, actúan según lógicas afines.

Pero el signo jamás actúa en su estado puro porque, en el tiempo-espacio, cada signo, o cada energía está contaminada de muchas otras que, en un entramado muy complejo, generan los fenómenos.


El pez II

Nada sabe de su estar por debajo
de un mundo que sucede allá
afuera, ni se imagina las peripecias
que viven los que están
sobre la superficie, absorto como
está en el devenir de su grupo
inmerso como los demás
en la suficiencia que le otorga
su mudez.

martes, 21 de octubre de 2014

El pez

El pez
permanece solo
en su capacidad de estar
en el fondo
de un mar que adquiere
distintos azules
hasta que se vuelve negro.

La voluntad que te engaña

La voluntad que te engaña
en la medida que está condicionada
por deseos que provienen de otros
y que nos han sido inoculados
como perfectas armas destinadas
a la dominación de un cuadro determinado
por un consenso que es como una ola.

lunes, 20 de octubre de 2014

Las entradas del sol

Las fábulas del romanticismo
se esbozan a partir de la existencia
de un ideal que se vuelve inalcanzable
cada vez que recibo un libro
más y más inmenso
que no termina jamás.

Vivir sin creencias

Se necesita mucha fuerza
para crearse la versatilidad propia
la necesaria paciencia
para ver caer los discursos
que sostuvieron las hojas
que ahora se vuelan para dar paso
quién sabe a qué.

domingo, 19 de octubre de 2014

La araña

Un hilo por donde corre la araña
porque sabe ir a ese lugar.

Mientras nada

Nada sabe
el pez
acerca de la ilustración
que lo contiene
como signo
de tantas fecundidad.

La playa tiene poca gente.
El día es de sol.
Y el mar recibe un viento calmo.

Lo infinito

La infinitud
esa cosa que late
a través de las arterias
y no para
hasta que al final
se va
hacia otro lugar.

El hombre en la playa

No responde a la llamada
en pos de tener cierta tranquilidad
interior mientras el mar permanece
sí mucho más calmo y las gaviotas
se sientan en él para mirar hacia la costa.


sábado, 18 de octubre de 2014

Frente a la tumba de...

Capas que se desenvuelven
hasta fluir por tu cabeza
como un limón que se exprime
hasta que lo que tomás
es una muestra gratis.

El sentido del Zen

Las gotas de lluvia
después de golpear la baranda
caen sobre las plantas.

Resurrección o muerte

El punto donde las funciones de uno
se agotan es el punto de la resurrección
o muerte

viernes, 17 de octubre de 2014

Homenaje a Mario Luzi

El pez en su devenir
busca que lo veamos apenas
cuando la ola está por romper
y vamos rápido
para sumergirnos justo.

Inmiscuirse

Inmiscuirse en las notas más simples
adoptar los tonos del prójimo
para entender los propios.


Mirar a los pájaros
y a los animales.

Salir de la coraza que exige
un destacamento de soldados
preparados para la defensa
de un ideario de otros
para dominar mejor
un bastión que ya no nos pertenece.

jueves, 16 de octubre de 2014

Los tonos de la noche

Los tonos de la noche
en el campo y el monte
imperceptibles casi
y el canto de los grillos
que acompaña lo fulgurante.

La imaginación

La imaginación esa pompa
maravillosa que juega en los
jardines de Versailles
bajo un sol que calienta
como en verano
cuando es invierno,

Otro día comienza

El ánimo del sol a la mañana
y la necesidad de tomar algo de eso
nosotros para comenzar el día.

Los huesos

Los gallos se asoman
al pozo desde donde
cabo en busca de un
pedazo de un hueso
que no sé a quién
corresponde.

El trinar de los pájaros

El trinar de los pájaros
a veces se parece
a una ola que llega a la orilla.

miércoles, 15 de octubre de 2014

¿Qué es la suerte?

Las garzas eligen las copas más altas
para comunicarse
-tal vez sea un cortejo-.

O tal vez hablan de algo
relacionado con el hambre.

La señora de al lado
como corresponde a todas sus mañana
limpia. El aire es cálido pero en un
punto muy justo, tal como me enseñó
mi papá: 25 grados.

El día podría ser perfecto
pero uno carga con sus tonos
y esos tonos siempre
están alejados de la perfección.
Lo que debo entender
que se trata de una suerte.

Temprano en el jardín

Los cantos por la mañana
de los pájaros; algunos
más exaltados que otros
y abajo los gatos
que los miran
absortos.

Puerto Madero for export

Las torres a los costados
una hilera de álamos que acompaña
y el pasto alrededor de los troncos.

En los kioskos
revistas de moda y a la moda
en donde la gente dice estar y ser
feliz en las portadas.

Yo paso diciéndome
que eso no puede ser así,
como una forma de consuelo
y como si fuera un niño
al que los titulares pueden
engañar con facilidad.

El pensamiento dicotómico

Fuimos entrenados para diferenciar entre blanco o negro porque ésa es un buena forma de dominación. Simplifica los registros emotivos a un punto máximo y los asocia a la infancia en donde las sensaciones pasan por dolor versus placer.

Cuesta mucho entonces, en lo emocional, salir de esos registros polarizados para adentrarse en una paleta de colores más amplia.

martes, 14 de octubre de 2014

La vuelta de la China

Los árboles han brotado
tal como esperé
durante los días más fríos
de este año.


Desaparece el frío
muy de a poco,
como cuando el sol
sube o baja.

Los eventos adquieren el tono que les podemos asignar

Que las cosas van y vienen
ajenas a nuestras interpretaciones
es un hecho también interpretado.

Los pájaros cantan por la mañana
y al momento de la caída de sol
con más énfasis, ahí tenemos
un hecho más claro.

Lo mismo que el mar
sube y baja según los estados
de la luna, una cosa
maravillosa desde todo punto
de vista.

La poesía china en uno

Conocer la medida de las capacidades de uno
es un arte que se emparenta con la hoja 
que cae en el lugar indicado para adornar
el suelo en su dimensión justa
durante el otoño.

lunes, 13 de octubre de 2014

Primavera en La Rioja

Los jacarandás a la vera del camino
conducen a los cerros
que sostienen orgullosos
sus cactus, rocas y animales
que permanecen casi siempre ocultos.

Arriba el cielo es fuerte y le permite
a los pájaros carroñeros otear
el suelo.

Las capas emocionales

Se desenvuelven de una manera sutil y continua
hasta caer, a veces, en pozos insondables
que muestran las profundidades
donde nadan las anguilas
más pertinaces.

domingo, 12 de octubre de 2014

La dimensión astrológica X

Las energías actúan al límite de su potencia. Lo que quiere decir que los eventos que ocurren son la única manifestación posible según las energías que posee el tiempo-espacio donde suceden.

Desentrañar la composición de las energías es un arte imposible.

Sucede que su composición proviene de ámbitos infinitos -y por lo tanto insondables-.


Tolerar la frustración


Las focas
se deslizan
hasta el fin del hielo
y caen al agua helada.

Es muy bonito
verlas.

Metafísica dorada

Se balancea entre las ramas que alojan
pájaros de distintos tamaños 
que saltan sin discriminar
a ninguna de ellas.


Las órdenes de los dioses 
son indescifrables 
como pasa en cualquier bosque.


Las montañas alojan
historias de muchos 
antepasados.


Los colores de la primavera
visten el lugar.

Más al extremo de la China


Una península se desvanece
en el recuerdo de unos juncos
que adornan una laguna
con parcas de colores.

La poesía del Sur de la China

Se mueven los pétalos
en el suelo de un jardín
muy bien cuidado por
decenas de servidores
que responden al mismo
         nombre

Vuelta por el Universo

Se abre la montaña
y muestra una catedral
en el medio de la noche
y atrás su luna
y más atrás un mago
que contempla escena
en una bola de vidrio
que se vuelve cada vez más grande.

sábado, 11 de octubre de 2014

La dimensión astrológica IX

Las energías son potencias inasibles, insondables incapaces incluso de ser captadas por el signo. Es decir: el signo es una reducción; una síntesis destinada a crear un discurso. Y todo discurso apunta a cierta dominación. En general, la dominación se ejerce desde la parte más potente a la parte más impotente, y así funciona.

La dimensión astrológica VIII

La traducción de los fenómenos energéticos es un imposible, dado que se trata de trasladar potencias -en sí indefinibles- a un lenguaje que, dado sus fines utilitarios, se destaca por su orden, su capacidad de establecer categorías.

viernes, 10 de octubre de 2014

La dimensión astrológica VII

Existen dos vertientes entonces en la vida de cada ser; la vertiente original, que acontece cuando ese ser nace y se fijan las energías de cierto tiempo-espacio, como un modo de determinación de su esencia -en cuanto potencia-, y la vertiente que interactúa en el tiempo con ese ser según el devenir del tiempo-espacio mientras dura la vida.

La dimensión astrológica VI

Cada cuerpo, a su vez, se vincula con cierto tiempo-espacio que está dotado de energías, lo que nos da una idea de la alquimia permanente que existe entre cada cuerpo y su entorno, y nos permite ver también por qué una persona, al nacer, queda impregnada con las energías existentes en el tiempo-espacio de su nacimiento.

La dimensión astrológica V

Es interesante captar entonces que todo cuerpo y todo espacio está dotado de cierta energía, y que esa energía implica un cierto grado de potencia, es decir de capacidad, lo que también implica la existencia de ciertas características y de límites.

La dimensión astrológica IV

Si las estrellas y planetas influyen en la tierra porque tienen un potencia determinada, no hay que olvidar que el espacio entero también lo tiene; de manera que, el espacio, al ser infinito, plantea problemas infinitos de interpretación en torno a la energía que emana.


La dimensión astrológica III

Las energías se difunden por el tiempo-espacio y así crean los fenómenos. De manera que la totalidad de los eventos están dotados de ciertas energías que se superponen unas con otras creando una partitura de muy difícil interpretación. Imposible diría.

El fenómeno de la intrascendencia

Salir de las sendas que te compelen a volverte un ser terminado, acabado; alguien capaz de disfrutar de sus glorias pasadas.
Las bandadas eligen distintas figuras en el cielo y eso para el arte no significa una obra, cosa que es una lástima.

El programa del arco y la flecha

Intentar evitar la perfección para lograr el objetivo más libre posible. Uno que no esté sujeto a un canón previo e inclusive que no sea heredero mayormente de ningún padre o madre; aunque sí un un lazo un nexo de cierta tradición, de modo que lo hecho quede amalgamado en un sentido muy tierno.

jueves, 9 de octubre de 2014

De vuelta en la montaña

El objeto de la consciencia es un camino basado
en una espiral que larga espuma de rabia
y está rodeado de monos que suben y bajan
alterados por la humedad y el viento que anuncia
la tormenta que se viene.

miércoles, 8 de octubre de 2014

El camino de la humildad

Proceder hacia el ego como una forma novedosa de abrazarlo.

Una vez producido ese abrazo, conservar la energía vital que emana el ego hasta sentir también sus límites, su codicia y su astucia.

Fijarse si la proximidad incluye una tensión más o menos aguda a favor de una fascinación hacia un lugar elevado.

Y si ese lugar elevado está condicionado a la mirada del prójimo, o se sostiene más bien por la empatía con el prójimo.

- Recordar que se trata de cosas muy difíciles de modo de aceptar mejor las múltiples frustraciones al respecto-.


El fin

La desconexión en uno
las facilidades para volverse
como un átomo
que envilece
el fin:
la paz y serenidad de espíritu.

Las artimañas del arte

Las artimañas del arte 
y esa forma de moverse
hacia la incomodidad 
que permanece 
en la medida que uno 
se exige
por establecer
una pauta
que exhala 
un flor
blanca.

martes, 7 de octubre de 2014

Las premisas del escritor

Perfeccionar el habla hasta parecer que ella desaparece.

Disparar las ideas sin límites y sin un análisis que le quite el placer que tiene la irrupción de ellas.

Formalizar los estados en escenas.

Adorar las digresiones porque son la base de un espiral, que es lo más parecido a la vida.

Degollar las pretensiones rimbombantes en torno a producirse como una "marca".

Desechar también el trabajo que no sea una consagración diferente que hacia uno mismo, sino más bien un reflejo de uno mismo hacia el exterior.

Las tareas no son nada sencillas.

Un oficio

La configuración del cosmos
la forma como un aliento
se esparce por el vidrio
y lo empaña
la formalidad de las rocas
la arena incontable
y la paciencia para
determinarse a encarar
un oficio.

Escenas en el mar Báltico

Enroque con las fuerzas
que me lanzan para distintos lados
del camarote mientras afuera
la tormenta decrece.

La ciudad tiene fuentes que a veces no andan bien

Un nueva era
que nunca emerge del todo
ni purificada
ni mucho menos rápido
en un mundo que libra
a los acontecimientos
a su suerte
y en una ciudad que tiene
fuentes que a veces
no andan bien.

Los paisajes desconocidos en la ciudad de siempre

Hay territorios como inexplorados
que aparecen por las noches
en sueños y revelan paisajes
en los lugares demasiado sabidos.

lunes, 6 de octubre de 2014

Un subte que parecía no terminar nunca

Las estrellas esparcidas
en el fondo de mar
las vemos desde la roca más alta
esto es lo soñado tantas veces
durante las idas y venidas
en un subte que parecía no terminar
                                                        nunca

La dimensión astrológica II

Que los parámetros básicos de la astrología hayan sido generados desde una visión terrestre (es decir en cómo se ven los astros desde la tierra) es un dato mayor por varios motivos:

Para empezar porque muchos de los fenómenos que son explicados por la astrología se contradicen con la ciencia actual.

Para seguir, porque supone que las influencias astrales se forman para dar lugar a la vida en la tierra -cosa que sabemos que no es así-.

Y sin embargo, la visión astrológica es cierta desde la perspectiva de que quien vivencia el accionar de los astros es uno, que está en la tierra.

domingo, 5 de octubre de 2014

La dimensión astrológica I

En el tiempo-espacio existen energías que influyen en nosotros de una manera misteriosa. Las tentativas a formalizar esas energías están dadas por los signos, arquetipos que pretenden englobar ciertas energías, o más bien enmarcarlas en un patrón.
Pero esa tentativa -de por sí- es una traducción -y por lo tanto es bastante falaz- porque pretende darle precisión a una energía que, como tal, es imprecisa, fluye y responde a una nota musical a un cuadro, es decir a expresiones creativas, a potencias, que no pueden ser reflejadas a través del habla.

Autores rusos


La estepa

El carácter mórbido

La enajenación producto de la soledad

Y más que nada de tristeza

Del alcohol nunca superado

Y de las manías que se han acentuado

Hasta dotar a la mente

de un estado de alerta

                                        Permanente.

En el jardín

El jardín verde
y la voluntad de los pájaros
por exaltarlo
en la medida que la lluvia cae
con menos fuerza.

viernes, 3 de octubre de 2014

Volver a las fuentes

Un momento. Aceptar que el ámbito de uno puede ser un lugar muy pero muy autista; alejado de los otros puede haber silencio y puede haber una imagen que predomine en su faz más narrativa -aclarar mejor este punto-.

Bueno, si la idea es aclarar mejor los puntos, debo decir que los mundos fantástico -al menos a mí- siempre me funcionaron mejor en soledad, con una especie de autismo ultra especial.

Identificar los deseos que no son propios en un sentido más profundo

Identificar los deseos que no son propios en un sentido más profundo. Es decir, discriminar -en la maraña de herencias que tenemos con nosotros- lo más genuino que portamos; ese tipo de ámbitos que nos inspiran -tarea nada fácil-.

Huir de toda idea de perfección

Huir de toda idea de perfección, en tanto crea un escenario de integridad que es la pantalla de un sistema de dominación. El margen para el error es señal de humanidad y, por lo tanto, de ternura.

Huir de toda idea que implique en sí una directriz demasiado estricta. Por lo tanto es preciso huir de la misma palabra. 

jueves, 2 de octubre de 2014

No encerrarse en un cuerpo de pensamiento

No encerrarse en un cuerpo de pensamiento, sino abrirse hacia lo que está indeterminado. El cuerpo material existe como tal. Y también el pensamiento individual. Y ambos tienden a pararse en su esencia.

Que la idea se evidencie para demostrar el sentimiento que genera

Intentar que la idea se evidencie lo suficiente como para demostrar el sentimiento que genera.

Revisar qué ideología existe detrás. Siempre encontraremos un cuerpo fuerte que nos ha sido inoculado para pautar cuestiones que se corresponden con un modelo de pensamiento predominante.

La energía de los procesos

Intentar captar la energía que propone el proceso en un tono de abandono. Lo cual implica, en esencia, reconocer que existen fuerzas insondables que todo el tiempo determinan fenómenos y que, en resumen, de eso se componen los eventos.

El ámbito insondable

Lo misterioso: un lugar que es mejor respetarlo desde su condición de oscuro. Los acercamientos deben contener ese respeto; lo cual involucra entonces el problema más importante: cómo medir la cualidad y cantidad del acercamiento. Ésa es la tarea del mago, entendido el mago como un ser interesado en conectarse con puntos sensibles y no mucho más.

La modernización del Ser

Interpretar las cuestiones desde una óptima muy llana; lo que quiere decir: libre de voces internas que condicionen el sentimiento, incluso sabiendo que los sentimientos están muy condicionados por las ideas que llevamos con nosotros.

El apego a la realidad como una reserva de valor

Estoy en la barra y siento que me tocan el hombro.
Es un hombre que enseguida me cuenta de su vida
al punto que yo estoy dentro de ella
y la disfruto y la sufro
como tal vez nunca antes hice con alguien.

Sentado con amigos en la barra

El doble de lo que doy
pido para reducir
     lo que tengo.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Campo de flores

Arranca la noche más profunda
y hasta los pájaros al fin duermen.

A menos expectativas más nivel de sorpresas

Londres reluce ante la mirada atónita
de todos los lores del mundo que alguna
vez la habitaron con colores negros y blancos
y pasos seguros y amables
en la periferia de lo que hoy
se conoce como
La City.

Homenaje a Francis Ponge

Huir del ser romántico e ilustrado.
Huir por lo tanto de la escena acabada
que causa admiración a la platea.

Huir de la intimidación que causa lo perfecto
como símbolo de algo genial, y como resultado
de un producto acabado.

Huir -y esto es fundamental-
de la ansiedad por culminar el proceso
en un punto determinado. Y huir de la sensación
de agobio que producen las palomas alrededor
de uno en las plazas dado que es análoga a la sensación
que uno siente frente a esa cuestión del artista
como ser iluminado por dioses arbitrarios e indómitos.

Los sauces y los peces

Las ramas del sauce tocan el agua
mientras los peces intentan
hacer lo mismo.

martes, 30 de septiembre de 2014

Idea para un cuadro III

El estado de las cosas
reunidas en la mesa
traduce la posibilidad de verlas 
durante mucho tiempo.
Una jarra vacía, un baso vacío
el mantel y un aire que les 
permite decir las cosas por 
sí mismas, lo que son 
lo que representan. 

lunes, 29 de septiembre de 2014

Idea para un cuadro II

Manzanas y peras sostienen
un chancho preparado para entrar
el horno mientras dos niños permanecen
escondidos debajo de la mesa.

Todo en tonos verdaderos
salvo los niños que estarían en tonos
más bien verdes.

Idea para un cuadro

Soñé que estábamos en una plaza;
 con un grupo de feligreses
resolvíamos subir la montaña
que había junto al río.

Y una vez en lo alto
       un buitre
se llevaba a varios.

Las creencias como bastiones de verdades

Las creencias
como bastiones de verdades
donde hacemos pie
titubeantes
y deseosos de sentir
que esos bastiones
son un césped flexible
capaz de ser modificado
con el paso del tiempo.

En algún punto que no era China

Los enlaces con las raíces y los incendios
por doquier que asolaban el campo
las maneras parcas de mi abuelo
y los seres dotados de poderes sobrenaturales
que desarrollaron parte de lo que eran,
en las noches más cerradas que se puedan
imaginar en algún punto que no era China
pero que se parecía bastante.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Una hoja navega el río

Le gusta ir por el río
y buscar esas curvas
donde los peces se vuelven
hacia ella que va elocuente
en su fulgor e intensificada
por las últimas luces de una tarde
de fines de invierno
en el lugar más soñado por él.

La escritura como una fuente inagotable

La escritura como una fuente
inagotable de palabras
que se vuelven ríos
en busca de un mar
que está todavía muy lejos.

La cultura romántica

El punto donde el conflicto
existe y finalmente se revela
para estallar en tu cuerpo.

Ése no es un buen momento.

Pero es el comienzo de la
revisión de toda una historia.

Para comenzar hay un final
que deberíamos celebrar
a pesar de la cultura romántica
que nos han infundido para
determinar nuestros corazón
hacia la conservación de los estados.

Filosofía oriental

Las maniobras de invierno
que se destacan sobre la esfera interior
de tu cuerpo en una geometría
que resumen la abstracción
de lo que pensamos.

El cielo como un concepto relativo

Caminamos por el bosque
a la espera de que afloren
los aromas y pájaros
y hasta voces que se esconden
en la medida que ascendemos
y las nubes comienzan a ser
parte de nosotros
y a demostrarnos
que el cielo podría ser
un concepto bastante relativo.

Las sombrillas de siempre

La conservación de ciertos símbolos
para remar a playas conocidas
donde nos esperan
reposadas
las sombrillas de siempre.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Tintoretto

Pintar por capas
dejando indeterminado lo que debe
permanecer de ese modo para que
resalten las figuras que tienen el movimiento exacto
que requiere la escena una vez que es dispuesta.
En resumen: se trata de pescadores
                  que llegan a una playa ventosa.

El cuadro sobre mi cama

La brisa en la cara y la manera de moverte
en una duna que se deshace en un cuadro
que tengo sobre mi cama.

Primavera cerca de Open Door

El camino
el campo
las plantas de ruda que inundan
de su aroma fuerte a toda la comarca
y los pájaros que asoman entre el verde
seguros de que ya es tiempo
                                           de disfrutar.

Los tonos del río

Ay, la liviandad del río que corre
de una manera que presume
su propia insignificancia
en los tonos de marrones
que debieran ser extraños
y a mí se me vuelven de lo más
entrañables.

Gaviotas que nos siguen sin saber a dónde vamos

Mantos que cubren el mar
de distintos azules
delfines que acompañan
nuestra embarcación
la brisa que nos enaltece
y alguna gaviotas que nos
siguen sin saber a dónde vamos.

La insensibilidad del azar

Las margaritas esparcidas
después de una masacre
que nadie entiende
y que parece sólo querer
decir que no hay un Dios
que no hay una razón
que el azar funciona
y que es de lo más insensible.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Otoño en algún punto de Uruguay

Las voces en la noche
disfrutan lo que el día ocultó
mientras las hojas caen
y el frío arrecia.
Juntos miramos mar.

Un gato que pasa

Una liviandad asombrosa
para recorrer un paisaje
que parece hecho a la medida
de este gato que aparece
por mi ventana, sigue por el jardín
y pasa al terreno del vecino.

Siesta

La calma sobre el tiempo
y el color alrededor del campo
en un pueblo dotado de unos árboles
que derraman notas alrededor
de una fantasía que crece más y más
a medida que el tiempo avanza.

Sakai, sin título, óleo

En una gran escena de grises
hay un blanco y un negro
y después un rojo que cuadra
a la perfección con lo terroso
de la materia puesta
en una obra más plástica
que lo común.

Vulnerable y fantástica

Los cambios en favor de un
derrumbe que te conmueve
hasta las maneras que tenías
de arreglarte el pelo
y volverte así
más hermosa y más solemne
y que ahora te han dejado
más vulnerable y más fantástica.

La estructura emocional

Las hortensias pueden florecer en verano
y los cisnes pueden recorrer una laguna
toda su vida, si es de su agrado.

A los niños también les pasa
lo mismo
se instalan en uno
como precursores de cosas
enquistadas como creencias divinas
y mantienen esa estructura
emocional para determinar así
los rasgos de una personalidad
que en general le cuesta moverse
hacia lugares donde haya perspectivas
de un sol diferente.

Un náufrago muy pequeño

Un ser muy pequeño que deja poemas
en la web como quien en la antiguedad
dejaba escritos dentro de botellas.

Un zorzal canta en el medio de la noche

Un zorzal canta en el medio de la noche
bajo las estrellas, y después, cuando nota
que todavía falta mucho para que amanezca
para y se vuelve a dormir, o tal vez se
queda en un estado de vigilia que nadie valora.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Burgos

Una cigueña en los tejados parece
una señora que ha tomado
posesión de un imperio
desde donde se divisan
las mejores y más verdes
extensiones de tierra
y ríos sinuosos.

El hormiguero abajo de casa

Un enlace con lo que uno presiente
como digno de ser contado
pero jamás podrá hacerlo
en la medida que las hormigas
continúan con su tránsito desmedido
hacia el hormiguero que han
estructurado abajo de mi casa.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Fray Guillermo Butler II

Una montaña
y otra y después como
la indeterminación que tienen
las cosas en la pintura china
pero desde un fraile
que se recoge en la exigida
humildad que lo prepara

Fray Guillermo Butler

Acostados, mirábamos
hacia la pintura del living:
un paisaje delicado
al punto que era celestial.

Una pluma que cae

Una ternura que se desplaza
hacia la punta de una pluma
que a su vez cae
sobre un pasto
más bello que la imagen.

Otro auto que se pierde

Un encuentro arriba del pasto
entre suaves cantos y el lejano ruido
de un auto que pasa
y enseguida se pierde.

martes, 23 de septiembre de 2014

Desierto de La Rioja

El sol
y como una ausencia en las montañas
que determina la aparición de pájaros
muy pequeños, ellos son los que nos
recuerdan que estamos en la tierra
y no en un tiempo detenido e ideal.

La imagen de la perfección

El sol oculto por las nubes.
Más abajo, el mar perlado
y encima gaviotas de distinto tamaño.
Y rocas, maravillosas rocas cubiertas
de mejillones y pequeñas algas
que relucen como cuerpos sensuales.

El mundo de las mariposas

Lo normal en el mundo de las mariposas
es que aleteen para comunicarse
según códigos que se han establecido
no se sabe cómo
pero que imperan a lo largo de todo el planeta.

lunes, 22 de septiembre de 2014

El ser de los opuestos

Se enlaza en un punta y espera que la conexión entre dos puntos llegue a pesar de la distancia


Así es como intentaos reducir los opuestos y llegar a una combinación


en donde sea posible abrazar y abrazar una vez más.

En algún lugar de Mongolia

Se abre la montaña y una horda de jinetes
aparece para dar lugar a un espectáculo
sobre las estepas más floridas.

Azaleas

Espléndidas se posan sobre los balcones
para festejar la llegada de un tiempo
que las favorece con placeres
que nadie suele imaginar
pero supongo que por algún lado
deben estar.

Encuentro

Se deslumbra por el paso
por los más suaves canales
que se puedan imaginar,
al punto que la boca misma
comienza a ser la razón para
ese estar en un momento
que la mente intenta
retener por siempre.

domingo, 21 de septiembre de 2014

El parral

La ascendencia como un racimo de uvas
que cuelga de un parral centenario
que tenemos encima de nuestra cabeza.

Anochece en la pampa

Los encargos de la luz
que se desenvuelven por las copas
de los árboles, mientras los loros
van a sus nido en un alboroto
que otros pájaros también celebran.

Día de pesca

Un reservorio de mejillones muertos
que enloquecen a quien los pisa
y un montón de algas también secas
y un olor a pescado inmundo,
y más allá un mar azul espléndido.

Primavera

Un mundo de tréboles
que se esparcen y disfrutan
del viento de la primavera
que ahora es tan benévolo
y pronto se irá
para dar paso a cosas
más intensas

viernes, 19 de septiembre de 2014

El mundo que todavía no aflora

Muy agotado por las noticias
me inclino a pensar
otra vez acerca de lo que no debo
pensar, lo que significa que
deseo una idea diferente
en un punto de encuentro
diferente
y todavía ese mundo
no aflora.

Primavera otra vez

El tiempo como un encargado de edificio
que espera la continuidad de los días
para infundirse un ánimo algo denso
por momentos y cálido por otros.